Terapia de Pareja y Terapia individual: Consultorio de Psicólogos en Mérida SEA+

Tus psicólogos en la ciudad de Mérida

- Te acompañaré en tu proceso psicoterapéutico, acordando tus metas, descubriendo tus fortalezas y logrando el cambio que necesitas- Psicóloga Christianne Manzanilla -leer más.

- Bienvenido, si estas listo o lista para trabajar fuertemente en el cambio, podemos comenzar a trabajar en tu proceso terapéutico, lo único que necesitas... -Psicólogo José Luis Gutiérrez - Leer más.


Beneficios de la Psicoterapia en nuestro Consultorio

  • Confidencialidad, confianza y libertad
  • Sentirte Mejor y en Armonía
  • Mejora de Relaciones Personales
  • Resolución de problemas y logro de cambios más rápidos
  • Fortalecimiento del control y expresión emocional
  • Cambiar Creencias Limitantes e Irracionales
  • Obtener herramientas de cambio
  • Sobreponerse a situaciones de vida dolorosas.
  • Seguimiento por Profesionales Postgraduados y especializados


Qué dicen de nosotros...

Que puedes hacer Aquí

Empezamos a Hablar...

Llega a donde quieres...


Sobre nuestro Consultorio Psicológico

Consultorio de los Psicólogos en Mérida Christianne Manzanilla y José L. Gutiérrez establecidos desde 2008. Dan Terapia de Pareja y Terapia Individual en Duelo, Depresión, Ansiedad e Ira a Adolescentes, Adultos y Adultos Mayores. La psicoterapia es un espacio en el que [...]

Sobre Nuestra Visión de la Psicoterapia

Existen muy diversas formas de Terapia psicológica, en Psicologos en Merida empleamos Terapia Cognitivo Conductual, Humanista y Existencialista, para atender. Existen muchas referencias y sitios en los que podrá conocer más ampliamente sobre estos enfoques, pero queremos proporcionarte una descripción breve para que puedas entender el porque de estas orientaciones y formas de trabajo.

¿Cómo salvar mi relación de pareja?



En cuanto a la vida en pareja no existe el descubrimiento del hilo negro  de una buena relación. 


La interacción humana como tal, es algo complejo, cada uno ha recorrido un camino diferente, tiene historias, gustos, motivaciones y perspectivas únicas. 

Pero aquí tenemos unas claves:


-¿Has tenido un día difícil? Si, todos lo hemos pasado y es más complicado creer que estás solo o sola; como el saber qué hay alguien ahí listo para escuchar, comprender y apoyar, es parte de una buena comunicación e indispensable para una buena relación, el hablarse, notarse y comunicarse. 


-La relación no es algo que se da o mantiene de forma espontánea, es necesario construirlo con esfuerzo y motivación positiva, al igual que tolerancia y respeto tanto a las opiniones como disgustos del otro.  


-Comunicación y retroalimentación: es la capacidad de expresarnos con respeto y calidez a pesar de los desacuerdos, es más, cuando no se puedan dar soluciones y llegar a acuerdos, actuar en equipo y siendo respetuosos ayuda a dejar a un lado la idea de “la batalla contra el otro”, tratando de ser objetivo y trate de mantener la calma y comunicar sus emociones, (ejemplo: el que tú me contestaras de esa forma me enojó o lastimó; a diferencia de: me atacas (gritando y por lo tanto atacando de regreso)


-Responsabilizarnos de los acontecimientos positivos y negativos de la relación. Asumiendo las consecuencias buenas y malas de lo que decidimos hacer. Esto implica reconocer y enmendar mis fallas y con ello, en ocasiones solo implica reconocer nuestra parte ya que con ello el otro se sentirá validado y escuchado. 


-Conciencia de no daño: evitar emitir juicios o hacer comentarios o acciones que sepa que dañan a mi pareja. Esto se da sobretodo ante discusiones. 


-Desarrollar la confianza: esto deja a un lado la idea de ser rechazados, generando intimidad y aceptación, creando un clima de aceptación y apoyo incondicional, fomentando la comunicación. 


-Evitar “cristalizar” a la pareja, en ocasiones partimos de la idea que nuestra pareja no tiene un cambio o esperamos sea “igual que antes”. Darnos la oportunidad de hacer cambios y de notarlos en el otro. La pareja evoluciona, no pretendamos ser “los mismos de antes”, eso nos trajo a este punto; es mejor trabajar en estar cada día mejor. 


-Ser pareja: trabajar en equipo para cada día trabajar en la relación. Esto no implica no discutir, sino saber cómo, siendo respetuosos, expresando nuestro sentir, apartarnos y pedir espacio si lo necesitamos para pensar. 


-Acudir con un profesional, mismo que les ayudará a enfocarse en herramientas y soluciones. Si ya han intentado esfuerzos similares, sin lograr ponerse de acuerdo o sostenerlo por mucho tiempo; si sienten daño del uno hacia el otro y no están pudiendo comunicarse, es un buen momento de acudir a un profesional. 



Por: Psicologa Christianne Manzanilla Gamboa y Psicologo José Luis Gutierrez Pacheco. Maestros en Psicologia Clinica en Adultos

Manejo de la Ansiedad en preescolares ¿Qué puedo hacer como padre?

En el consultorio me especializo en adolescentes, adultos y pareja, no obstante, estás últimas semanas en el se han presentado muchos papás de niños en edad preescolar que quieren desde ellos trabajar ciertas preocupaciones que tienen hacia sus hijos. 


Ellos se han presentado con las siguientes preguntas: ¿cómo puedo manejar la ansiedad de mi hijo?, Noto que mi hijo se come mucho las uñas, mi hijo no sabe manejar la frustración. 


Es por eso que damos algunos tips para ayudar a ello:

-El manejo de la ansiedad de nuestros hijos comienza en nosotros, sus padres: el que como padres seamos conscientes de nuestras propias emociones y sensaciones y aprender a expresarlas (si queremos cambio en nuestros hijos, debemos comenzar por nosotros; recordemos que nuestros hijos aprenden de nosotros)


-Ser consciente de lo que genera en uno la ansiedad o frustración de nuestro hijo (no te resistas, acéptala y de ser necesario manifiéstala) si la acepto es más fácil ayudarle a mi hijo a verbalizarla y manejarla. 


-Ayúdalo a respirar (y respira tu): respirar profunda y lentamente ayuda a tranquilizarnos fisiológicamente (inhaló en cuatro tiempos y exhaló lentamente en otros cuatro)


-Respira y relaja: mientras hacen el ejercicio anterior, dile que se imagine exprimiendo una gran naranja (haciendo tensión en sus brazos mientras inhala y mientras exhala que deje de exprimirla)

Esta es una técnica para que muscularmente se relaje. 


-Ayuda a identificar pensamientos negativos: ayúdalos a expresar sus miedos o lo que les pone nerviosos e identifiquen alternativas. Por ejemplo: en vez de “me va a salir mal”, “si practico puedo aprender y cada vez me saldrá mejor”


-Ayudalo a identificar ante qué situaciones se pone nervioso, o identifica ante qué sucesos comenzó a morder sus uñas o a rascarse. 


-Hablar sobre las cosas que resultaron bien en el día. Por ejemplo: jugué con una amiga nueva en el descanso, me felicitó la maestra por mi letra, etc. 


Es de suma importancia que analicemos cómo padre, madre o pareja, en que momento de vida estemos, qué situaciones necesitamos manejar y de ser necesario acudir con un experto, tanto para nosotros como para nuestros hijos. 


Como enfrentar la Infidelidad e inseguridad y no dañarse en el Intento

En casi una década y después de algunos cientos de parejas que me han confiado su intimidad he aprendido algunas cosas que espero te sean de utilidad.

Aunque no es posible generalizar y cada caso es muy particular hay situaciones que se repiten:

1) la infidelidad es algo que surge desde la base del acuerdo de pareja. Si no son claros en su acuerdo y no conocen suficiente sus creencias y valores es probable que no conozcan la actitud de su pareja ante las relaciones fuera de su relación.
2) típicamente es sin intención de dañar, generalmente es debido a consecuencia de notar más a alguien más y dejar de ser notado por la pareja, así como no pedir cambios y atención o no recibirlos aún pidiéndolos.
3) en algunos hombres está relacionada con aprendizaje cultural, familiar o social, así como debido a que algunos pueden justificar el sexo extramartiral o fuera de la relación ya que "para ellos no es una cuestión de amor". En el caso de Mujeres es común que esté más relacionado con la falta de interes, deseo o atención emocional y sexual de sus parejas.
4) el problema de la infidelidad es el de una ruptura en el compromiso de exclusividad en la relación, y es lo principal a saber de la pareja, si es algo que puede ser restablecido, si es deseado y si puede ser reconstruido con esfuerzo de ambos.

Pero que hacer en este caso:

1) conocer la disposición de ambos (en ocasión desdeaqui es importante la Terapia de pareja debido a que la desconfianza sea tan grande que desde este punto no puedan avanzar)
2) reconocer lo sucedido, buscar reparar la afectación a la confianza (sin caer en confirmaciones innecesarias, esto pone un gran peso sobre quién puede sentirse afectado o afectada).
3) hacer compromisos para restablecer confianza y seguridad.
4) pedir y dar el perdón.
5) mantener y reconocer los avances y acuerdos.

Los conflictos más grandes y por lo cuales es indispensable acudir a terapia son cuando quien comete la infidelidad lo hace de forma impulsiva y sin mucho control, si hay una decisión de termino de la relación o divorcio inminente dándose "una última oportunidad" o ante la situación que la forma en que la persona que se ve como él o la afectada crea que para mejorar las cosas la otra persona tiene que darle la certeza de cambio y por lo tanto hayan verificaciones constantes, invasion a la privacidad, reclamos y confrontación, sin darse cuenta que esto puede hacer que la otra persona también pueda decidir no continuar en la relación.

0 comentarios

Carta a mí...

Carta a mí...

Se que te parecerá extraño, pero soy tú en unos años y me encantaría que supieras que...


Cuando pienso en la posibilidad de volver en el tiempo y hablar conmigo, descubro la capacidad que tenemos de castigarnos y criticarnos por nuestros fracasos, construyendo así todos esos pensamientos actuales autoderrotistas. Sin embargo, también tenemos una increíble capacidad de reescribirlos como parte de los logros que ahora hemos conseguido.


Nuestro cerebro, inteligencia, conciencia y memoria, características que nos separan de otras especies, también nos brindan el potencial de recuperar nuestros recuerdos y revivir las emociones de esos momentos. Como no recordar ese momento en que esa decisión se volvió una mala nota, un despido, una renuncia, una quiebra o se volvió una separación; es en ese momento que creemos tener la necesidad de etiquetar el momento como una mala, terrible o estúpida decisón, tan solo una palabra que convierte todo el evento en una evidencia para justificar la forma en que actualmente nos reprendemos, exigimos o saboteamos.  


Pero tienes la capacidad de recordar y recontarte el recuerdo, cambiar la narrativa e incluso experimentarla como una parte importante de tus logros actuales.  Como esa ruptura que conllevó a una serie de decisiones que te han hecho la persona que eres ahora, que te permitió la entrada de alguien más en tu vida y dará la posibilidad de crear esa hermosa familia, sino es que ya lo hizo.  O acaso esa mala nota que te ayuda a darte cuenta de tu verdadera vocación al darte cuenta de las otras notas en que destacabas y después de un vuelco en tu vida lograste desarrollarte y encontrar lo que realmente amas.


Qué tal que ese momento en que lo creías inoportuno y te despidieron fue la más increíble oportunidad para tener el tiempo que necesitabas para tus proyectos, para invertir en ti, en tus ideas y en desarrollar tu negocio. O ese momento en el que te descubres junto a alguien con quien has vivido la mayor parte de tu vida adulta pero que tienes que volver a conocer ahora que tus hijos parten, y te das cuenta que elegiste el camino de volver a conocerla.


Recuerda cada evento por más difícil va a ser un recuerdo, va a ser pasajero, podrá ser recontado y solo es necesario encontrar el giro adecuado una vez para que la nueva historia tenga sentido. Tú eres el narrador de tu historia.


Psic. José Luis Gutiérrez Pacheco 


0 comentarios

Sobre la comunicación humana en la primera veintena del siglo XXI (Parte 1 de 3)

Sobre la comunicación humana en la primera veintena del siglo XXI  (Parte 1 de 3)

 

Me detengo a pensar de vez en vez sobre la comunicación, cada que llega una pareja o padres de adolescentes al consultorio. Un proceso que podría simplificarse al intercambio de información y retroalimentación entre un emisor y un receptor que intercambian papeles en medio de ruido o interferencias, usando un medio y un mismo código.

 

Pero quizá no sólo tenemos esto, partiendo del principio de autorganización que caracteriza a toda la materia, organismo vivo u organismo inteligente, quizá este artilugio de nuestra inteligencia es una forma más de autorganización en organismos complejos como lo son los seres humanos. Una manera de organizar a dos seres que se reconocen distintos, que se reconocen provistos de inteligencia, de necesidades diferentes, de intencionalidad, que se saben capaces de ser veraces o mentir, de modificarse, de modificar al otro y al medio, pero que se saben capaces de realizar acuerdos en función de metas mayores a las realizables por uno solo. 

 

Pensar por un momento en ejemplos naturales básicos me permite ilustrar más está idea. Un mono alerta y con miedo ante un depredador, comienza sus gritos para alertar a su grupo y asegurar la superviviencia; un lobo con movimientos, gesticulaciones y avances coordina el ataque de su jauría; una ave bailando, alzando, el plumaje para conseguir pareja sexual. Cada ejemplo implica el uso de sonidos, gesticulaciones o actos para comunicar al otro una sensación fisiológica, una necesidad o intencionalidad.

 

Claro que en los humanos todo esto está presente, pero hay más. Un hombre o una mujer sacando el pecho, apretando los puños, gritando para alejar a un atacante; un grupo de militares haciéndose señas planificadas para lograr un ataque; un adolescente peinándose, arreglándose y mostrando conductas llamativas para atraer la atención hacia él. 

 

Sin embargo, respondemos también a otros principios y a otras intenciones. Tratamos de planificar, de acordar, conciliar, intentamos no comunicar, tratamos de entretenernos, distraernos, relajarnos, evitar, y muchas otras cosas que también se presentan en la comunicación. Otra diferencia radical en los humanos es la posibilidad de mantener acuerdos más allá del momento, acuerdo no por una tarea, sino para un proceso completo, un periodo de vida mediante los relatos, memoria colectiva, escritos, normas o leyes.

 

En las relaciones de pareja de esta veintena del siglo XXI temas de comunicación sobre miedos, inseguridad, desconfianza, son tema de todos los días en la consulta, y adicional a esto tenemos en medio un canal, la tecnología, que proporciona una nueva plataforma de conflictos.

 

La huella digital, los mensajes, historiales de búsqueda, nuestros hábitos con el manejo de dispositivos, la inmediatez de esto y el amplio acceso, son solo parte de los elementos nuevos cargados al proceso de comunicación, que ya están íntimamente ligados a los conflictos de pareja.  

 

Tal cual existen problemas personales con la regulación fisiológica que son campo de la medicina; problemas con la regulación emocional, la regulación cognitiva y volitiva campo de la Psicología; también hay problemas actualmente con la regulación expresiva privada y la publica, ¿qué acaso requeriremos de consultores de comunicación? ¿Será algo exclusivo de figuras públicas y políticos o cada vez más de todos?

 

En el terreno o canal de lo interno, lo privado y lo público hay una marcada tendencia a la desorganización en la comunicación, propio de un proceso de aprendizaje; aunque el reto actual es que la tecnología avanza más rápido que nuestra capacidad de aprender, adecuarnos, crear normas personales y sociales de convivencia. 

 

Cuantos conflictos no hay actualmente, por cosas que podemos considerar tan banales como la edad para iniciar el uso de dispositivos de tecnología, el uso de dichos dispositivos en lugares y momentos de aprendizaje, laborales, recreativos o de convivencia, el uso privado de dichos dispositivos y sus tecnologías para tener comunicación privada o pública con otros.

 

Teniendo una intención de buscar el Ethos, el buen vivir y atención plena en las actividades diarias, me hago las siguientes preguntas para que cada quien se responda. ¿Cómo convivir en una relación donde no se comparte la misma idea de respeto al comunicarme privada o públicamente mediante tecnología o de demostrar mi gusto por ciertas cosas de forma pública? ¿Cómo declarar mi deseo de respeto por mi pareja y los otros, al volver o volverse momentos de privados a públicos mediante fotos y sus publicaciones, al momento de permitir o no el posicionamiento GPS, al usar una videollamada para algo más que tener una bella conversación?¿Cómo comunicarme en una relación en la cual los momentos de convivencia están reducidos por trabajos, Familia, amistades, actividades sociales, obligaciones, intereses culturales, tiempos de ocio, y tiempo de ocio tecnológico?

 

En un mundo donde aún no tenemos normas o modelos morales Ad Hoc es labor individual, de pareja y colectiva acordar el respeto que deseamos.

Sobre el Autor


José Luis Gutiérrez Pacheco. Psicólogo Clínico especialista en adolescentes y adultos.

Psicoterapeuta, Interesado en la Tecnologia y Blogero ocasional.